Seleccionar página

Andalucía y Granada

Unidas
por la pasión

Cultura y tradiciones, foco de civilización y escenario de una historia milenaria de convivencia entre culturas, Andalucía es mucho más que ocho provincias. Es diversidad geográfica y contraste de paisajes.

Es mar, sol, gastronomía, es folclore propio y heredado, reinos y batallas, es cumbres nevadas y áridos desiertos, es el maridaje perfecto entre dos continentes y dos mares, la fusión a lo largo del tiempo de pueblos y costumbres que han forjado la personalidad de la comunidad más poblada y plural.

Granada ha sido puesta como ejemplo de convivencia durante muchos años, y la ciudad ha sido puerta de entrada y salida de épocas brillantes de la historia. No es de extrañar que el año pasado nos visitaran más de 5 millones de turistas, una cifra récord.
Por eso estamos especialmente orgullosos, desde la Junta de Andalucía, de que nuestras ciudades vecinas nos visiten, y podamos compartir todo aquello que nos une y que a la vez, nos hace únicos.

La pasión, nuestra forma de vivir

Si nos pusiéramos a enumerar lo que tiene en común Granada con el resto de provincias, no acabaríamos nunca. Porque aunque cada una tiene algo que le caracteriza, tanto a nivel gastronómico como cultural o histórico, lo cierto es que a todas nos une la misma palabra: pasión. Por vivir y disfrutar de nuestro alrededor.

Por eso no importa que tomemos una tortilla de camarones en Huelva, le cantemos a la Macarena en la Semana Santa sevillana, nos perdamos en las calles de la Judería de Córdoba, untemos el pan con el delicioso aceite de Jaén, nos bañemos en las playas de Cádiz, visitemos el Centre Pompidou de Málaga o nos perdamos en el desierto de Almería. Seguiremos estando en casa.

Y así es como queremos que se sientan en Sevilla, Jaén, Córdoba, Almería, Huelva, Cádiz y Málaga, en casa, cuando visiten Granada, para que la viven como la ciudad histórica que una vez fue y que hoy conserva un rico patrimonio que desea compartir.

Granada conocida y desconocida

No hace falta decir que hablar de Granada es hacerlo de la Alhambra, porque es patrimonio mundial, visita obligada y porque enorgullece a todos los andaluces por igual. Pero, ¿y visitarla de otra manera? Quizá en un paseo en globo, avistando la ciudad e incluso Sierra Morena, paisaje espectacular donde los haya.

Porque la naturaleza es otro de los platos fuertes de Granada y desconocido para muchos. No hay que dejar de visitar las cascadas de los Árboles Petrificados, en el Parque Natural de Tejeda. Ni dejar de recorrer los senderos que te llevarán por el Barranco de La Fonfría y pino de La Señora, parte del camino Mozárabe de Santiago, una ruta circular por Lanjarón, o escalar la cima de la Península Ibérica, con el Mulhacén y Veleta.

También naturaleza pero a otro nivel, es lo que encontraremos en el el Geoparque del Cuaternario de los Valles del Norte de Granada, uno de los mejores registros geológicos continentales de los últimos 5 millones de años, con tesoros como la más completa colección de restos fósiles de los grandes mamíferos ya extinguidos.

La Alpujarra en 4×4, el Museo de las Ciencias de Granada, los lugares que sirvieron de inspiración a Federico García Lorca, buceo en La Herradura, dormir en una casa-cueva o descubrir la Casa-Museo del maestro y genial compositor Manuel de Falla.

Granada no sería nada sin el resto de provincias que hacen de Andalucía una tierra rica, fuerte, de costumbres arraigadas y tradiciones sencillas, que ponen pasión en todo lo que hacen y que, precisamente por eso, merece la pena visitar. Para seguir encontrándonos a nosotros mismos.